La influencia de los bancos centrales y los tipos de interés, en los precios de los inmuebles

¿Qué son los tipos de interés? Es el precio del dinero, es el precio que pagamos cuando contratamos un crédito o préstamo. O es el precio que nos deberían remunerar (pagar en intereses) cuando prestamos nuestro dinero, por ejemplo al banco en forma de depósito o en una cuenta de ahorro.

Los tipos de interés influyen en todos los productos que se comercializan en las entidades financieras, el más importante es la hipoteca cuyo indicador es el Euribor en la Eurozona. Los tipos de interés se representan en porcentajes y los determina el banco central de cada zona (el BCE, la FED…).

¿Qué es un banco central? Es una entidad que actúa como un banco de los bancos. Tal y como la gente utiliza un banco para depositar su dinero, los bancos utilizan el banco central de su zona para depositar parte del dinero que manejan. Los bancos centrales también otorgan préstamos a sus bancos y los bancos nos prestan el dinero a nosotros.

Tal y como lo hemos mencionado con antelación, los bancos centrales determinan los tipos de interés del momento. Es decir, si los bancos centrales suben los tipos, suben automáticamente los intereses de las hipotecas, de los préstamos personales, del préstamo de la compra del coche… y también suben los intereses que nos pagan en los depósitos y cuentas de ahorro.

Cuando los bancos centrales bajan los tipos de interés:

  • El dinero vale menos, baja de valor.
  • Las empresas incrementan sus beneficios por las bajadas de los costes de financiación y ello hace que las acciones y la bolsa suban.
  • Como las hipotecas son más baratas, la gente se lanza más a comprar pisos y el valor de los pisos aumenta.
  • Al no tener productos financieros rentables con poco riesgo (por ejemplo, depósitos o cuentas de ahorro), la muchedumbre ve un inmueble como una buena inversión ya que las rentabilidades por alquiler serán mayores que los productos financieros seguros.
  • La divisa del país se debilita.
  • Se empiezan a pedir muchos préstamos.
  • Cuando se produzcan recesiones, para estimular la economía y para que la gente no ahorre y siga gastando, se bajan los tipos.
  • Cuando nos encontramos con baja inflación, bajan las tasas de interés para estimular la economía.

Cuando los bancos centrales suben los tipos de interés:

  • El dinero huye de la bolsa pues el encarecimiento de la financiación en las empresas, reducirá los beneficios. Y esto hará bajar los dividendos y las cotizaciones de las acciones.
  • El valor de los inmuebles baja, pues al tener una hipoteca con tipos de interés más alto, la gente es más reacia a comprar inmuebles.
  • Al mismo tiempo, al tener productos financieros seguros más rentables como los depósitos o cuentas de ahorro, la inversión inmobiliaria pierde interés.
  • La divisa del país se hace fuerte.
  • Si la inflación sube mucho, suben los tipos de interés para enfriar la economía y para que la ciudadanía no consuma tanto. Las subidas fuertes de inflación no son buenas.

Si los tipos de interés están bajos y la gente pide más préstamos, hay mucho dinero flotando, mucha liquidez y eso puede producir la inflación.

LA FRASE DEL DÍA: Will Rogers.

 “La forma más rápida de doblar tu dinero es plegar los billetes y metértelos de nuevo en el bolsillo”

Rogers plantea de forma crítica el riesgo que implican inversiones que prometen grandes rentabilidades. Mucha gente se ha visto engañada por entidades que prometían grandes beneficios por sus inversiones, pero que han sido estafas piramidales, perdiendo sus ahorros.

La forma más segura de generar riqueza es por medio del ahorro e inversión en educación financiera.