MUDANZAS, CONSEJOS DE EMBALAJE

¿Estás pensando en mudarte? ¿Te sueles mover mucho por trabajo o por los estudios y cambias asiduamente de ciudad? Si ese es el caso y quieres que tus muebles junto a los demás accesorios lleguen en buen estado, no te preocupes que estás en la web indicada ¡Quédate conmigo!

En este post te diré cómo embalar muebles de una manera segura y sencilla. Para evitar inconvenientes, lo mejor es embalar tus muebles y las demás cosas de tu casa, por lo menos veinte días antes de mudarte.

Cuando se toma la decisión de trasladarte a una nueva vivienda, existen algunos factores importantes que debes tener en cuenta para que todo salga adecuadamente. Puedes conseguir una mudanza económica en la que ahorrarás todo lo posible. Lo más importante, es saber elegir el material adecuado para evitar quebraderos de cabeza al momento de transportarlo todo.

Puedes contratar los servicios de una empresa especializada para que te ayude con todo lo necesario, existen muchos negocios que se dedican a las mudanzas. Pero es evidente que si lo hacer tu mismo puedes reducir significativamente los gastos, es por ello que puedes seguir estos consejos para que puedas embalar tus pertenecías y estar tranquilo durante el traslado.

 

Consejos sencillos para embalar muebles

1- Envuelve los artículos con mucho cuidado: Limita el peso de las cajas a menos de 20 kg para facilitar su manipulación antes de empezar a embalar. De lo contrario, te costará mucho levantarlas y lo más probable es que termines provocándote dolores de espalda.

Envuelve los objetos con cuidado, para evitar que sufran daños con los golpes del viaje con materiales que puedan amortiguar el impacto y cajas resistentes.

 

2- Aprovecha el espacio de los muebles: no inviertas tanto dinero en cajas, cuando puedes utilizar los cajones de los muebles para guardar artículos pequeños. Está claro que algunos objetos frágiles no pueden incluirse en ello, por lo que es perfecto para meter ropa, mantas, toallas, sábanas etc.

 

3- No mezclar objetos de distintas habitaciones: en lo posible evita guardar objetos de diferentes dormitorios en un mismo baúl, para facilitar la tarea cuando llegue el momento de desempaquetar.

Empieza a embalar los artículos que no utilizas con frecuencia y deja para el final, aquellas cosas que vas a necesitar durante la mudanza. Colocar todo nuevamente te llevará días, por lo que necesitas saber la ubicación de cada pieza.

 

4- Mejora la amortiguación: para evitar daños al momento de envolver muebles, envuelve aquellos artículos delicados como la porcelana o cristal de manera individual, en papel periódico sin tinta. Para conseguir una mejor amortiguación, debes colocar una capa de plástico de burbujas de dos centímetros en el fondo de la caja.

Ahora, coloca lo más pesado en la parte inferior de la caja y los objetos más livianos en la parte superior. Entre elemento y elemento, llena los espacios que están vacíos con el plástico de burbujas para evitar que se lastimen durante el viaje.

 

5- Sella las cajas con cinta de embalaje: para que los objetos queden seguros es mejor sellar las cajas herméticamente con cinta de empaquetado. Evita sobrecargar y forzar las cajas al cerrarlas.

Objetos pequeños y frágiles como espejos, placas o fotografías deben ser envueltos de forma individual con pequeñas mantas o toallas. Si tienes artículos demasiado delicados es mejor optar por materiales especiales de máxima protección.

En el caso de los artículos de despensa lo más conveniente es sellarlos con cinta adhesiva si han sido abiertos y ubicarlos en una caja de cartón grande y accesible. Si son productos enlatados que son más pesados, ten cuidado ya que las cajas a veces tienden a ser débiles.

 

6- Lámparas y flores artificiales: en cuanto a las flores artificiales se refiere, utiliza una sola caja y fija la parte inferior de la maceta a la caja de cartón.

Si tienes lámparas, lo mejor es embalarlas por separado ya desmontadas. Te recomiendo usar materiales de amortiguación para la base y la bombilla. Hazlo con una funda de almohada o toalla de peso ligero, para que llegue en excelente estado a tu nuevo hogar.

 

 

FRASE DE LA SEMANA: CARLOS SLIM

“Cuando vives para la opinión de los demás, estás muerto. No quiero vivir pensando en cómo voy a ser recordado.”

 Si actúas y vives con el miedo de lo que dirán tus vecinos, tus amigos, tus familiares, finalmente vivirás una vida tétrica que los demás quieren que tú vivas. Y no la vida que tú mismo quieres.

Este concepto se le puede aplicar a muchas facetas de la vida. En el campo del amor, no deberías dejar de conocer a una persona, por el miedo de que a tus amigos o amigas no les guste.

Lo mismo ocurre cuando te vas de compras, compra algo que lo necesites y no algo para quedar bien con alguien o porque se supone que deberías tener ese producto. No gastes para formarte una imagen de alguien que no eres.

Por último, en el mundo emprendedor sucede lo mismo, muchas personas dejan de lanzar sus proyectos e ideas por el miedo de lo que dirán los demás, empezando desde su propia familia y amigos cercanos.